En una época donde se recibían más de 10 vuelos diarios nacionales e internacionales en un Zihuatanejo en vías de desarrollo, personas nativas del puerto emprendían pequeños negocios con la finalidad de solventar una mejor calidad de vida para sus familias.

Este es fue el caso de la señora Ascensión Torres, mejor conocida en el puerto como “Doña Chencha”, quien a finales de 1977, construyó tres pequeños cuartos en un terreno con vista al mar propiedad de su esposo el señor David Hernández, quienes visualizaban desde aquel entonces el potencial de la ciudad y de su proyecto.

Con el paso del tiempo y gracias al esfuerzo integrado de toda la familia, fue posible la transición de la pequeña Casa Adriana al hotel de 13 habitaciones que se ha convertido en la actualidad; el resultado del trabajo arduo que se ha convertido en un extraordinario viaje lleno de recuerdos, experiencias y buenos amigos.

Con afán de tener un mejor acercamiento con nuestros clientes, los invitamos a compartir sus fotos en sus redes sociales bajo el hashtag #CasaAdrianaMemories y hacer de nuestra historia un colección de momentos inolvidables.

1973
1980
1995
instagram
ig